11:33
19 Noviembre 2017

Airbus: muchos factores a favor y un interrogante

Finanzas.com

El gigante aeroespacial Airbus presentó el miércoles unas cuentas que, si bien batieron ampliamente las previsiones de los analistas, se vieron impactadas por un cargo de 2.200 millones de euros relacionado con los retrasos en las entregas del avión de transporte militar A400M, un asunto que provoca dudas entre los inversores. «Las perspectivas son buenas dado que el ratio de pedidos sobre ingresos (book-to-bill) se mantiene por encima del uno en un ejercicio en el que las entregas han sido récord. En este sentido, las previsiones de la compañía apuntan a una tasa de crecimiento del 4 por ciento en EBIT ajustado y del 6 por ciento en BPA, en línea con lo esperado. El aspecto negativo es que la compañía reconoce que el desarrollo del programa A400M sigue siendo motivo de preocupación, aspecto que ensombrece los buenos resultados», apuntaban los analistas de Bankinter tras conocer las cuentas de la compañía.

«A pesar de cumplir los objetivos anuales y que las previsiones son positivas, pensamos que el nuevo cargo por el A400M podría generar de nuevo incertidumbre a corto plazo», coincidía Arancha Pineiro, de Sabadell.

Sin embargo, Victoria Torre, de SelfBank, introducía alguna matización sobre este asunto: «La empresa ha reconocido que el A400M sigue siendo motivo de preocupación» y, por ello, «la eliminación de riesgos en torno al modelo será una de las prioridades para 2017». Pero, «si consigue aislar este factor, puede beneficiarse del buen tono del momento, con una cartera de pedidos récord y una buena planificación del proceso de producción», opina.

Un valor que gusta

Y es que, por mucho que Airbus tenga problemas con algunas entregas, se trata de una compañía que gusta a analistas y gestores de fondos. De hecho, por mucho que pongan el acento en las dudas sobre el A400M, tanto Bankinter como Sabadell siguen teniendo recomendación de compra sobre el valor. Y no son los únicos que apuestan por Airbus dentro del sector financiero.

Javier Galán, por ejemplo, se ha beneficiado de la jugosa revalorización que ha vivido el valor (que compró en el entorno de los 50 euros para su fondo Renta 4 Valor Europa) y no piensa deshacer posiciones: «Quizá ese avión le esté dando un dolor de cabeza pero, cuando una compañía tiene más de diez años de ventas aseguradas, el que suceda algo con una parte de su negocio (que no es, ni mucho menos, la más importante), no cambia la tesis de inversión. Nos da muchísimo confort mantenerla en cartera», asevera.

Y es que, en el caso de Airbus, el motivo para invertir en la compañía va más allá de los resultados de la empresa trimestre a trimestre, según este experto.

Más bien, su atractivo reside en que opera en un duopolio a nivel mundial con Boeing, teniendo en cuenta «que toda la competencia que pueda salir desde China y Rusia está, a día de hoy, muy alejada», según relata Jaume Puig, director general de GVC Gaesco Gestión, otro gestor que tiene a la compañía en cartera de varios fondos que gestiona. De hecho, las proyecciones que maneja dicen que estas dos empresas mantendrán el 80 por ciento de la cuota mundial dentro de diez años; mientras que se espera que el sector crezca al 4 por ciento anual durante las próximas dos décadas. «Las aerolíneas son su principal cliente y están en récord de márgenes y beneficios, impulsados por la caída del crudo. Eso supone que es difícil que se debilite la cartera de pedidos», dice Galán al respecto.

Asimismo, hay un tema de divisas que favorece a Airbus frente a Boeing, según Puig. Las estimaciones dicen que el BCE no comenzará a subir los tipos de interés hasta finales de 2018 como pronto, mientras que la FED sí va a elevar el precio del dinero durante este tiempo, lo que redundará en «un par de años de la divisa a favor de Airbus» que, además, tiene un mayor «descuento fundamental» que Boeing en bolsa, según este experto.

Sin embargo, pese a todos estos vientos a favor, hay que reconocer que el valor ha subido mucho y se encuentra cerca de máximos históricos, por lo que cabe preguntarse hasta dónde puede seguir subiendo. «A pesar de que esté en máximos históricos, no pretendemos venderla porque creemos que vale 80 euros por acción», asevera Galán. Puig, por su parte, es aún más optimista: «Por mucho que haya subido, no veo un valor fundamental inferior a los 75 euros por acción, el nivel mínimo al cual debería cotizar. Hasta ese nivel soy comprador. Entre 75 y 90 estaría correctamente valorada y, para venderla, debería pasar del rango alto de valoración, de esos 90 euros. Así que le queda mucho recorrido», dice.

Acceder a la noticia

Este artículo está incluido en el Dossier de Prensa que COPAC realiza diariamente con noticias del sector aéreo publicadas en medios de comunicación. COPAC no es responsable de su contenido ni altera el texto de la información, únicamente lo reproduce para su envío a los suscriptores. Puede consultar la noticia original a través del enlace correspondiente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR