14:15
27 Mayo 2017

Así fue el ataque en el aeropuerto de Orly

El Mundo

Ziyed Ben Belgacem aparece en la parte inferior de la cámara seguridad. Un poco más adelante se ve a una soldado patrullando en el aeropuerto de Orly. Belgacem acelera el paso y se abalanza sobre la militar. Le agarra del cuello y la arrastra hacia atrás. Durante los primeros segundos nadie parece inmutarse…

Son las imágenes grabadas por una cámara de seguridad del aeropuerto francés y que muestran cómo fue el ataque perpetrado por Belgacem el pasado sábado. Las imágenes sorprenden no sólo por la facilidad con la que hombre consigue retener a la militar sino por la tranquilidad de la gente que parece no darse cuenta de lo que está sucediendo.

El hombre se coloca contra un mostrador del aeropuerto durante unos instantes hasta que comienza de nuevo a andar. Los pasajeros empiezan a a apartarse y a correr hasta que aparecen dos compañeros de la militar atacada. Se acercan lentamente a él mientras el hombre camina marcha atrás. La militar intenta zafarse y en ese momento los soldados le abaten.

Ziyed Ben Belgacem murió tiroteado por los agentes franceses a los pocos minutos de que iniciara su ataque. Su autopsia ha revelado que el hombre, del que se desconoce todavía su motivación, se encontraba bajo los efectos del alcohol y las drogas. De hecho, su padre ha negado que su hijo fuer un terrorista. “Nunca rezó y bebía alcohol. Y bajo el efecto del alcohol y del cannabis pasó lo que pasó”.

Los análisis toxicológicos a los que fue sometido el cadáver revelaron que en su sangre había restos de cannabis y de cocaína, además de 0,93 gramos de alcohol por litro de sangre, señalaron las fuentes.

Los investigadores continúan tratando de determinar que llevó a Belgacem a cometer el ataque. El hombre, de 39 años y nacionalidad francesa, disparó primero a un agente en un control de policía en el norte de París y después se trasladó hasta el aeropuerto, al sur de la capital, donde agredió y arrebató el arma a una soldado del dispositivo antiterrorista.

Tras haber disparado a la policía, según el fiscal, Belgacem llamó a su padre y a su hermano y les dijo: “He hecho una tontería, he disparado a un policía”.

Belgacem, que tenía antecedentes penales por robo a mano armada y por tráfico de estupefacientes, había sido vigilado por los servicios de inteligencia franceses por su radicalización durante una estancia en prisión.

Sin embargo, un registro de su domicilio en 2015 no dio como resultado ningún signo preocupante, por lo que no fue fichado por los servicios de inteligencia.

Acceder a la noticia

Este artículo está incluido en el Dossier de Prensa que COPAC realiza diariamente con noticias del sector aéreo publicadas en medios de comunicación. COPAC no es responsable de su contenido ni altera el texto de la información, únicamente lo reproduce para su envío a los suscriptores. Puede consultar la noticia original a través del enlace correspondiente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR