09:22
28 Junio 2017

De ‘aeropuerto fantasma’ a creciente competidor en el mercado ‘low cost’

La Vanguardia

“El aeropuerto del abuelo”, como decía el expresidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra -hoy cumpliendo condena en prisión-, estuvo cuatro años y medio sin que ninguna línea regular operara vuelos. Era el famoso aeropuerto sin aviones o fantasma de Castellón, objeto de burla en todo el estado. Muchos todavía recordarán los conejos campando alegremente en terrenos casi vírgenes, el mejor reflejo de la inactividad del recinto (una plaga que, por cierto, la controló una empresa de halcones que costó 75.000 euros anuales).

Hoy, seis años después de que terminara de construirse y dos años desde que comenzaran a operar las aerolíneas, este aeropuerto tiene una ambición mucho mayor que la de “pasear las personas”, como sugirió Fabra en su día ante unas pistas desérticas.

Acceder a la noticia completa

Este artículo está incluido en el Dossier de Prensa que COPAC realiza diariamente con noticias del sector aéreo publicadas en medios de comunicación. COPAC no es responsable de su contenido ni altera el texto de la información, únicamente lo reproduce para su envío a los suscriptores. Puede consultar la noticia original a través del enlace correspondiente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR