17:36
21 Febrero 2017

El impacto del Brexit en Aena

Expansión.com

La depreciación de la libra y la potencial aparición de barreras al movimiento de personas tras el Brexit puede afectar a un 19% del tráfico en los aeropuertos del grupo, tanto en los de España como en la instalación londinense de Luton.

Aena, el grupo aeroportuario controlado por el Estado español en un 51%, tiene una doble exposición a Reino Unido. Por un lado, la empresa es accionista mayoritario del aeropuerto de Luton, cerca de Londres. Por otro, casi la totalidad de los 15 millones de británicos que cada año visitan España lo hacen aterrizando en instalaciones de Aena. En total, el banco de inversión Goldman Sachs estima que un 19% del tráfico en los aeropuertos de la compañía corresponde a vuelos con origen o destino a Reino Unido.

La mayor parte de estos desplazamientos corresponde a viajes de ocio, por lo que las consecuencias para Aena del Brexit (salida británica de la Unión Europea) dependen en gran medida de la evolución futura del turismo. Existen temores en esta industria a que la depreciación de la libra reduzca a corto plazo el apetito de los ingleses por salir de su isla.

En 2016, Aena no percibió apenas esa reacción negativa de los viajeros tras el resultado del referéndum del Brexit, celebrado el 23 de junio. “El crecimiento del tráfico no se vio afectado negativamente por el Brexit, ya que las reservas de los vuelos se habían hecho probablemente antes del referéndum”, aseguró la compañía al presentar sus resultados de los nueve primeros meses del pasado ejercicio. El grupo sí apreció un “impacto” en las ventas de las tiendas en aeropuertos con un fuerte componente de pasajeros británicos, como los situados en la costa mediterránea.

De cara a este año sí podría empezar a notarse más el efecto de la depreciación de la libra en el bolsillo de los británicos. “En 2017, podemos ver una ralentización del turismo británico hacia España (que supone una cuarta parte sobre el total) por la depreciación de la libra tras el Brexit”, indica Fabio Balboni, analista de HSBC.

En el medio plazo, si la ruptura con la UE implica la instauración de barreras al movimiento de personas o la cancelación de los actuales acuerdos de cielos abiertos entre Reino Unido y el resto de Europa, podría generarse un descenso estructural en el tráfico aéreo desde los aeropuertos británicos hacia España. Ayer, el Gobierno de Theresa May dijo que, tras la salida formal de la UE, “es de claro interés mantener acuerdos que permitan un transporte aéreo accesible y asumible en precio”. Si esto no es posible, una posibilidad que se baraja es la instauración de un visado electrónico (similar al requerido en Estados Unidos a los europeos) para realizar desplazamientos de corta estancia entre Reino Unido y los países de la UE.

Mientras no haya más claridad sobre ambos aspectos, el efecto de la depreciación de la libra en el turismo y los futuros controles fronterizos, es poco probable que Aena se lance a realizar nuevas inversiones en Reino Unido.

Oportunidad en Gatwick

Sin embargo, algunos banqueros de inversión apuntan que, en el futuro, podrían surgir oportunidades en este país para la empresa si quiere seguir su crecimiento internacional, siempre que el Gobierno español le autorice.

Por ejemplo, fuentes del sector creen que el fondo Global Infrastructure Partners (GIP) sacará a la venta el aeropuerto londinense de Gatwick cuando se disipen las dudas del Brexit. GIPdesembolsó 1.500 millones de libras en 2009 para comprar esa instalación a Heathrow, el grupo participado por Ferrovial. Pese a no haber logrado permiso del Gobierno británico para ampliar Gatwick, los analistas creen que este aeropuerto podría valer ahora entre 2.500 millones y 3.000 millones de libras.

Cuarto aeropuerto de Londres

Aena tiene en marcha una inversión de 110 millones de libras (128 millones de euros) para ampliar el aeropuerto de Luton, que es el cuarto mayor de Londres por detrás de Heathrow, Gatwick y Stansted. La capacidad anual de esa instalación, cuyo principal usuario es la aerolínea de bajo coste easyJet, pasará de 12 a 18 millones de pasajeros. Una de las ventajas de Luton, a diferencia de Heathrow o de los aeropuertos españoles, es que sus precios son libremente negociados entre el dueño del aeropuerto y las aerolíneas. En los nueve primeros meses de 2016, el número de pasajeros de Luton creció un 18,4%, hasta 11,2 millones.La depreciación de la libra hizo que ese crecimiento sólose tradujera en un avance del 4,2% en su facturación en euros, hasta 154 millones (5% de todo el grupo Aena).

Acceder a la noticia

Este artículo está incluido en el Dossier de Prensa que COPAC realiza diariamente con noticias del sector aéreo publicadas en medios de comunicación. COPAC no es responsable de su contenido ni altera el texto de la información, únicamente lo reproduce para su envío a los suscriptores. Puede consultar la noticia original a través del enlace correspondiente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR