Estados Unidos prohíbe llevar ordenadores y tabletas en cabina en vuelos desde una decena de países

El País

El Gobierno estadounidense ha prohibido a los pasajeros que viajen en determinados vuelos desde el extranjero a Estados Unidos llevar en la cabina de la aeronave grandes aparatos electrónicos, según fuentes oficiales citadas por la agencia Reuters. Los dispositivos tendrán que viajar en la bodega del avión dentro de la maleta facturada del pasajero. La restricción, que responde a una presunta amenaza terrorista, incluye aparatos como un ordenador portátil o una tableta, pero quedan excluidos teléfonos móviles y determinados artefactos médicos.

La medida solo afecta a aerolíneas extranjeras que vuelan desde una decena de países, incluidos algunos en Oriente Próximo, como Jordania y Arabia Saudí. Según un funcionario estadounidense, citado por el diario Financial Times, la restricción no se aplica en los vuelos que parten de Estados Unidos, sino únicamente en los que lo tienen como destino. El veto puede anunciarse oficialmente en las próximas horas tras varias semanas en consideración.

La aerolínea Royal Jordanian anunció este lunes en Twitter que la prohibición afecta desde este martes a sus vuelos directos a EE UU o con escala en Canadá y destino EE UU, según informa Reuters. Saudia, la compañía aérea Saudia también ha confirmado que la prohibición entra en vigor el miércoles. Emirates y Etihad han declarado a Reuters por correo electrónico que no han recibido ninguna comunicación oficial.

No es infrecuente que EE UU refuerce de repente la seguridad en determinados vuelos desde el extranjero, pero es inusual que impulse una restricción tan severa como esta.

En julio de 2014, se autorizó temporalmente a los agentes de seguridad en los aeropuertos a pedir a los pasajeros que encendieran sus aparatos electrónicos y, en caso de no tener suficiente batería para hacerlo, se los podían confiscar. El refuerzo de la seguridad afectó a algunos aeropuertos de África, Europa y Oriente Próximo con vuelos directos a ciudades estadounidenses y respondió al temor de que Al Qaeda hubiese desarrollado un nuevo tipo de bombas muy difíciles de detectar.

Desde que asumió la presidencia estadounidense a finales de enero, Donald Trump ha promovido una política fronteriza de mano dura. El republicano ha aprobado dos decretos, ambos parados por la justicia, para prohibir temporalmente la entrada a EE UU de ciudadanos de determinados países de mayoría musulmana alegando motivos de seguridad. Trump también ha ampliado el número de agentes fronterizos.

Acceder a la noticia

Este artículo está incluido en el Dossier de Prensa que COPAC realiza diariamente con noticias del sector aéreo publicadas en medios de comunicación. COPAC no es responsable de su contenido ni altera el texto de la información, únicamente lo reproduce para su envío a los suscriptores. Puede consultar la noticia original a través del enlace correspondiente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR