07:08
22 Agosto 2017

La alarma por una puerta mal cerrada obliga a un avión a volver a Loiu poco después de despegar

El Correo

«Todo iba bien hasta que a la altura de Eibar el avión viró y el piloto nos comunicó que regresábamos a Loiu de manera inmediata por un problema técnico». Los 109 pasajeros que se dirigían en la mañana de ayer a Munich desde el aeropuerto de Bilbao pasaron un rato para olvidar. En el cuadro de mandos del aparato en el que viajaban, un ‘Airbus 319’, se encendió una alerta que avisaba de un posible fallo en la compuerta de la bodega de carga. Peligraba la presurización de la cabina, por lo que el comandante no dudó un segundo y decidió regresar de forma urgente a ‘La Paloma’.

El incidente resultó ser finalmente una falsa alarma, según informó a EL CORREO la aerolínea Lufthansa. Saltó el chivato, pero en las entrañas de la aeronave no se detectó nada anormal. El avión volvió a despegar un rato después y llegó a la ciudad bávara con un retraso de más de una hora.

Todo comenzó al filo del mediodía, cuando el avión de la compañía germana partió hacia Munich, donde tenía previsto aterrizar a las 13.55 horas. Cuando apenas llevaban unos minutos en el aire, el piloto del vuelo LH1825 dio media vuelta. Abrió el micrófono y comunicó al pasaje que regresaban por un posible fallo técnico. «Hubo gente que se puso algo nerviosa, pero, en general, reaccionamos con calma», relata uno de los pasajeros.

La vuelta no fue sencilla, ya que al estado de tensión de algunos viajeros se unieron las sacudidas que causaron unas turbulencias. «El avión se movía y no sabíamos muy bien qué pasaba», añade la misma fuente. Por fortuna, la maniobra de aterrizaje se desarrolló sin mayor novedad. La primera intentona de llegar a Munich había durado 19 minutos. «Lo peor vino después, ya que nos tuvieron más de una hora dentro del aparato, en pista, hasta que comprobaron que todo iba bien y que no pasaba nada extraño». Varias personas decidieron desembarcar y se negaron a volar de nuevo. «No sé si fue por miedo… no nos dijeron nada», añade el pasajero.

«No es nada frecuente»

Iván Gutiérrez, experto del Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial (COPAC), asegura que el aviso de puerta de carga mal cerrada «no es nada frecuente». Sin embargo, es una señal que «debe ser atendida de manera inmediata». A su juicio, el piloto actuó «con muy buen criterio», siguiendo el protocolo establecido. «Si de verdad hay un problema y continúas, la cabina tendría problemas de presurización y eso habría generado una situación ya más complicada», advierte.

Pero ¿qué pudo pasar en el vuelo LH1825? «Muchas veces, la goma de la puerta se queda pillada y hace que los sensores de proximidad que están para detectar un mal bloqueo manden una señal que, en realidad, no se corresponde con lo que está sucediendo. Es algo extraordinario, pero que puede ocurrir y suele suponer una incomodidad para los pasajeros al tener que regresar a tierra lo antes posible».

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR