12:22
24 Junio 2017

La historia del aeropuerto con más aterrizajes de emergencia del mundo

El Mundo

Bangor, estado de Maine: 32.000 habitantes, una población más pequeña incluso que la capital de provincia menos habitada de España, Teruel, con poco más de 35.000 personas censadas. Esa pequeña ciudad del condado de Penobscot seria el clásico lugar del norte de Estados Unidos donde nunca pasa nada: tiene un índice de criminalidad casi inexistente, una feria agrícola anual que se celebra desde hace siglo y medio, casi todos sus habitantes viven en casas de madera y el edificio más alto de la zona tiene siete plantas.

Lo que diferencia a este lugar de muchas ciudades similares se puso en marcha en 1927: un aeródromo propiedad del municipio que acabó militarizándose poco antes de la segunda guerra mundial y siguió en manos de las fuerzas armadas hasta 1968 cuando volvió a pasar a manos del ayuntamiento. Desde entonces se ha mantenido la actividad militar con presencia de la guardia nacional, aunque el grueso de sus operaciones son civiles y comerciales con algunos vuelos diarios de Delta, American Airlines, Delta y United, aunque la mayor parte se operan solo en la temporada de verano.

Acceder a la noticia completa

Este artículo está incluido en el Dossier de Prensa que COPAC realiza diariamente con noticias del sector aéreo publicadas en medios de comunicación. COPAC no es responsable de su contenido ni altera el texto de la información, únicamente lo reproduce para su envío a los suscriptores. Puede consultar la noticia original a través del enlace correspondiente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR