Un nuevo informe culpa a la formación de los pilotos del accidente de Swiftair

EFE / eldiario.es

Los expertos judiciales que elaboraron un peritaje para los magistrados instructores sobre el accidente aéreo del 24 de julio de 2014 en Mali en el vuelo de Air Algérie, operado por la española Swiftair, atribuyen el siniestro a la formación inadecuada de los pilotos, informó hoy “Le Figaro”.

El diario, que dice haber tenido acceso a esas conclusiones de finales de diciembre, recalcó que Swiftair no cumplió con sus obligaciones, especialmente en materia de formación de su personal para ese tipo de aparato, un McDonnell Douglas (MD80).

El avión, que se estrelló en el este de Mali, operaba un vuelo de Air Algérie entre Uagadugu y Argel y llevaba a bordo a 116 personas de 15 nacionalidades, incluidos 54 franceses y los seis españoles integrantes de la tripulación.

“Le Figaro” destacó que el comandante había efectuado en los dos últimos años 647 horas de vuelo, una cantidad “mínima para mantener una experiencia suficiente sobre las operaciones normales del aparato”.

En ese periodo de dos años, hubo dos interrupciones de actividad, una primera durante seis meses y la segunda durante ocho, y Swiftair -según “Le Figaro”-, no respetó el compromiso de ofrecer una formación complementaria a sus profesionales tras un largo periodo de inactividad.

La copiloto no había operado un MD80 desde su salida de Spanair en 2013 y la compañía solo le ofreció dos sesiones con un simulador para evitar que superara el medio año de inactividad.

En el informe recuperado por “Le Figaro”, los expertos destacan que la copiloto era también titular de una cualificación para aparatos Airbus, lo que sumado a su escasa experiencia con un MD80 se ve como “un factor que contribuye a confusiones sobre el uso de los sistemas”.

El pasado 22 de abril, en su informe final sobre la tragedia, los peritos de la Oficina de Investigación y Análisis (BEA) francesa, encargados de las pesquisas por las autoridades malienses, indicaron que la tripulación no activó el sistema de descongelación de las sondas de presión, situadas en la parte delantera del avión.

Según estos investigadores, esto se tradujo en el envío de información errónea al piloto automático.

“Le Figaro” informó de que, aunque Swiftair había enviado una nota interna en agosto de 2014 para incluir las pérdidas de velocidad en los procesos de formación inicial y semestral, no hizo mención de fallos detectados en el accidente, como la congelación de las sondas PT2.

Acceder a la noticia

Este artículo está incluido en el Dossier de Prensa que COPAC realiza diariamente con noticias del sector aéreo publicadas en medios de comunicación. COPAC no es responsable de su contenido ni altera el texto de la información, únicamente lo reproduce para su envío a los suscriptores. Puede consultar la noticia original a través del enlace correspondiente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR