08:52
25 Junio 2017

Unos investigadores sugieren una nueva zona de búsqueda del avión de Malaysia Airlines

La Vanguardia

Hoy se cumplen tres años de una de los mayores misterios de la historia de la aviación comercial. El 8 de marzo de 2014 se perdió el contacto con el Boeing 777 de Malaysia Airlines y nadie sabe a día de hoy qué pasó exactamente. En el vuelo MH370 viajaban 239 personas y no se sabe dónde pueden estar los cuerpos. Aunque un grupo de investigadores australianos creen que pueden aportar algo de luz empleando modelos matemáticos.

Las autoridades responsables de la búsqueda del avión se dieron por vencidos el pasado 17 de enero. Rastrearon aproximadamente 120.000 kilómetros cuadrados en el sur del Índico, al oeste de la ciudad de Perth. Esa se creía que era la zona más probable donde el avión se podía haber estrellado, pero no encontraron ni rastro del fuselaje durante la búsqueda submarina. Solo algunos restos aparecieron en zonas costeras. Ahora un equipo del Grupo de Ciencias y Tecnologías de Defensa de Australia, liderado por Ian D. Holland, cree que se equivocaron al acotar la zona.

Sugieren que el avión de Malaysia Airlines, que tenía que cubrir la ruta entre Kuala Lumpur y Pekín, cayó en picado en su última fase de vuelo e impactó en una zona aún más al oeste de lo que pensaron inicialmente.

Por el momento lo que se sabe a ciencia cierta es que el avión cambió inesperadamente de rumbo y se dirigió al sur, adentrándose en el Índico. Un cambio que se ha concluido que fue deliberado por la forma en la que se apagaron todos los sistemas de comunicación y porque descendió a una altura en la que era invisible para los radares civiles.

Ian Holland y los suyos se han centrado en analizar los datos relacionados con el vuelo MH370, sobre todo en las últimas señales enviadas desde el aparato a un satélite Inmarsat de comunicaciones en órbita. Por desgracia, desde el avión no se transmitió ninguna conversación de voz que diera pistas de su posición, pero la unidad de datos de satélite sí que detectó dos llamadas telefónicas desde tierra que no fueron contestadas y varias transmisiones rutinarias.

Según detallan en la publicación los investigadores, el protocolo de comunicaciones necesita que una estación terrestre establezca contacto con la unidad de datos de satélite del avión a una hora y una frecuencia específicas. Sin embargo, la señal necesita tiempo para viajar desde tierra hasta el avión y volver. Ese periodo recibe el nombre de intervalo de desfase de ráfagas y su duración es proporcional con la distancia que recorre la señal.

Esa información ha permitido a los investigadores definir un círculo cuyo centro sería la ubicación terrestre que hay justo debajo del satélite. Se tiene una amplia zona de búsqueda nueva, pero se desconoce la posición exacta del avión dentro de ese círculo. Para acotar mejor han tenido que utilizar otras pistas para resolver el gran misterio de dónde puede estar el MH370.

Se sabe que el avión envió siete señales antes de desaparecer por completo. La más importante de ellas fue la penúltima, ya que era una solicitud de inicio de sesión. Algo que sólo ocurre cuando se reinicia el dispositivo después de que éste se haya apagado. De aquí el equipo de Holland extrae que lo más probable es que el avión se quedara sin combustible y se reinició debido al generador eléctrico de emergencia.

Los homenajes a las víctimas no han cesado en estos tres años (Daniel Chan / AP)

El problema de esta nueva investigación llega al tener en cuenta que los Boeings 777 están diseñados para planear sin motores durante cientos de kilómetros. Aumentan las variables y también lo hace el radio de búsqueda. Entonces el equipo de Holland emplea otro último modelo matemático.

La unidad de datos de satélite transmite a una frecuencia específica, pero la velocidad del avión hacia o en dirección contraria al satélite introduce un efecto Doppler que modifica la frecuencia. Lo que se conoce como el desplazamiento de frecuencia de ráfagas. El cálculo es difícil por el número de variables que pueden influir en la frecuencia, pero para entender esos cambios analizaron las transmisiones procedentes del MH370 durante los 20 vuelos anteriores antes del fatídico 8 de marzo.

Los australianos concluyen que los efectos Doppler de las dos últimas transmisiones apuntan a que el avión perdía altura a una gran velocidad, lo que significa que estaba sin combustible, en caída libre y en una zona próxima a la última transmisión. “Debería estar relativamente cerca del séptimo círculo de intervalo de desfase de ráfagas”, concluye Holland, aunque sin precisar el punto exacto.

Con motivo del tercer aniversario, Australia ha recordado hoy a las 239 víctimas que viajaban en el avión de Malaysia Airlines en una ceremonia religiosa en Brisbane. “Todavía faltan respuestas y muchas preguntas tras una búsqueda histórica y heroica”, comentó el ministro de Transporte, Darren Chester.

También aseguro que las víctimas nunca serán olvidadas y que mantienen la esperanza de que en algún momento del futuro se produzca un avance que ayude a localizar el aparato. A bordo viajaban 154 chinos, 50 malasios (incluidos los 12 miembros de la tripulación), 7 indonesios, 7 australianos, 5 indios, 4 franceses, 3 estadounidenses, 2 neozelandeses, 2 ucranianos, 2 canadienses, 2 iraníes, un ruso y un holandés.

Aunque se canceló la búsqueda oficial del avión, Australia ya avisó de que podría retomarla en el futuro si contaran con nueva información fiable. Y Malasia, directamente, junto a Australia y China han ofrecida una recompensa a grupos privados que logren encontrar el fuselaje del avión. Las empresas deberán asumir los costes y serán libres de buscar donde quieran.

Acceder a la noticia

Este artículo está incluido en el Dossier de Prensa que COPAC realiza diariamente con noticias del sector aéreo publicadas en medios de comunicación. COPAC no es responsable de su contenido ni altera el texto de la información, únicamente lo reproduce para su envío a los suscriptores. Puede consultar la noticia original a través del enlace correspondiente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR