Así hace saltar por los aires un grupo de amigos la explotación laboral en Ryanair

El Confidencial

Ryanair es célebre por ser un pequeño infierno. Una dura prueba para sus clientes, que a cambio de un precio muy reducido por los billetes de avión tienen que padecer un servicio mínimo, y una aerolinea que nunca se ha caracterizado por ofrecer a sus trabajadores unas condiciones ni remotamente parecidas a las de cualquiera del sector. Pero algo ha cambiado. Al menos, para los empleados. Desde octubre de 2017, cuando comenzaron a derribar la estructura de “sindicato vertical” que los “managers” de la compañía les imponían, pasando por las huelgas de diciembre y llegando a la demanda que este viernes interpusieron los pilotos españoles o la amenaza de nueva y “muy factible” huelga en agosto de los auxiliares de cabina.

Acceder a la noticia completa

Este artículo está incluido en el Dossier de Prensa que COPAC realiza diariamente con noticias del sector aéreo publicadas en medios de comunicación. COPAC no es responsable de su contenido ni altera el texto de la información, únicamente lo reproduce para su envío a los suscriptores. Puede consultar la noticia original a través del enlace correspondiente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR