El agujero negro de Europa

El País

No hace falta buscar afectados por las cancelaciones y retrasos de vuelos, sobre todo de Vueling, en el aeropuerto de Barcelona. Te los encuentras. Con la cara pagan. Y lo raro es que no pierdan los nervios y la educación, porque las de los pasajeros afectados por el desastre de la operativa de Vueling en El Prat —casi la mitad de los vuelos del aeropuerto son suyos— son historias para no dormir, en las que, sea de quien sea la culpa, pagan los ciudadanos que llevan un año esperando para marcharse de vacaciones.

Acceder a la noticia completa

Este artículo está incluido en el Dossier de Prensa que COPAC realiza diariamente con noticias del sector aéreo publicadas en medios de comunicación. COPAC no es responsable de su contenido ni altera el texto de la información, únicamente lo reproduce para su envío a los suscriptores. Puede consultar la noticia original a través del enlace correspondiente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR