10:08
16 Diciembre 2017

Lo que ocurrió en la cabina del avión Castillo de Butrón antes de estrellarse en Granada: «Vamos muy deprisa»

Ideal

Aunque la creencia popular es otra, sufrir un accidente de avión no es sinónimo de muerte. Las líneas aéreas, que por razones obvias son las más interesadas en defender la idea de que volar es muy seguro, han calculado que la probabilidad de perecer en un avión es de una entre 9.737 casos, mientras que fallecer electrocutado por un rayo solo ocurre una vez entre 174.426.

Lo que sí es extremadamente raro es que una aeronave se caiga y sobreviva todo el mundo. Pues eso fue lo que sucedió con los 94 pasajeros, cinco tripulantes y una persona «extra» que viajaba junto al comandante y el copiloto del DC9-32 Castillo de Butrón, que el día 30 de marzo de 1992 -en 2017 se han cumplido los 25 años del accidente- se estrelló en Granada sin que se produjera ninguna defunción -sí hubo cuatro heridos de gravedad-.

Acceder a la noticia completa

Este artículo está incluido en el Dossier de Prensa que COPAC realiza diariamente con noticias del sector aéreo publicadas en medios de comunicación. COPAC no es responsable de su contenido ni altera el texto de la información, únicamente lo reproduce para su envío a los suscriptores. Puede consultar la noticia original a través del enlace correspondiente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR