Ninguna pista se le resiste a Air Nostrum

El País

De 2007 a 2013, y después de haber crecido durante 12 años seguidos, la aerolínea Air Nostrum redujo sus vuelos a menos de la mitad, de 160.000 a 74.000 al año, y perdió un 35% de sus pasajeros, de 5,7 a 3,7 millones. Las pérdidas sumaron 80 millones de euros en cuatro ejercicios, y la firma estuvo a punto de ser borrada del mapa. “Nos quedamos sin dinero para operar” recuerda Carlos Bertomeu, 54 años, presidente y principal accionista, “en un sector en el que se necesita un mes de ventas en caja para seguir operando”.

En Air Nostrum no quieren volver a sufrir nunca más algo así. Y, si pasa, que no tenga un impacto tan dramático sobre la compañía. Bertomeu decidió tras la debacle y posterior reestructuración que “la internacionalización es la única forma”, según recuerda.

Acceder a la noticia completa

Este artículo está incluido en el Dossier de Prensa que COPAC realiza diariamente con noticias del sector aéreo publicadas en medios de comunicación. COPAC no es responsable de su contenido ni altera el texto de la información, únicamente lo reproduce para su envío a los suscriptores. Puede consultar la noticia original a través del enlace correspondiente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR