Ser azafata en Palma, la base de ‘alto riesgo’: ansiedad, puñetazos y defensa personal

El Mundo

«Se creen que el avión es un contenedor con alcohol. Muchos empiezan sus vacaciones en el aeropuerto de origen y entran borrachos. Durante el vuelo, te siguen pidiendo bebida y si decides no vender alcohol, la primera reacción es agresividad y gritos: ‘¿Por qué no me vas a vender seis cervezas? ¿Por qué no me las voy a poder beber? ¿Tú no eres nadie para prohibirme beber?’. Así un día y otro. Este es el tipo de turismo que viene a Mallorca». Tripulantes de cabina de las compañías Easyjet y Ryanair con base en el aeropuerto de Palma denuncian las situaciones de estrés que viven a diario por culpa de pasajeros borrachos.

Acceder a la noticia completa

Este artículo está incluido en el Dossier de Prensa que COPAC realiza diariamente con noticias del sector aéreo publicadas en medios de comunicación. COPAC no es responsable de su contenido ni altera el texto de la información, únicamente lo reproduce para su envío a los suscriptores. Puede consultar la noticia original a través del enlace correspondiente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR