01:29
16 Octubre 2018

Un avión se precipita 6.500 metros porque un copiloto fumó un cigarrillo electrónico

El Mundo

Hay fumadores para los que un viaje en avión supone todo un suplicio. Privados de su ración de humo durante unas largas horas al no poder saciar su vicio a bordo, muchos de ellos aguardan impacientes su salida del aeropuerto de destino con la maleta en una mano y el pitillo en la otra, el cual devoran nada más cruzar la puerta con profundas chupadas que les saben a gloria.

Acceder a la noticia completa

Este artículo está incluido en el Dossier de Prensa que COPAC realiza diariamente con noticias del sector aéreo publicadas en medios de comunicación. COPAC no es responsable de su contenido ni altera el texto de la información, únicamente lo reproduce para su envío a los suscriptores. Puede consultar la noticia original a través del enlace correspondiente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR