Una cometa obliga a paralizar el aeropuerto de Manises y deja a cuatro aviones en el aire

Levante

¿Broma pesada? ¿Acto vandálico? ¿Simple descuido inconsciente? La realidad es que una cometa que volaba «a gran altura» en la ruta de despegue y aterrizaje del aeropuerto de Manises en la tarde-noche del lunes provocó retrasos en seis vuelos y obligó a cuatro de ellos a sobrevolar València, en algún caso durante 23 largos minutos, hasta que el peligro desapareció. Finalmente, la Guardia Civil localizó el «cachirulo», pero para entonces ya no lo manejaba nadie: lo habían atado a la valla perimetral del aeródromo y se habían ido del lugar sin dejar rastro.

El incidente se produjo en torno a las 19.00 horas del lunes. Un controlador de la torre de Manises advirtió la presencia de la cometa a «unos 40 o 50 metros» de altura, justo en un área de exclusión aérea, ya que se encuentra en las inmediaciones de la pista de despegue y aterrizaje del aeropuerto valenciano.

Acceder a la noticia completa

Este artículo está incluido en el Dossier de Prensa que COPAC realiza diariamente con noticias del sector aéreo publicadas en medios de comunicación. COPAC no es responsable de su contenido ni altera el texto de la información, únicamente lo reproduce para su envío a los suscriptores. Puede consultar la noticia original a través del enlace correspondiente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR