23:43
14 Diciembre 2017

Una solución más flexible para la batalla por el negocio de las reservas aéreas

Cinco Días

Primero fue American Airlines, después Lufthansa –ambas suspendieron el intento y ahora le toca el turno a IAG. La batalla de las aerolíneas contra los sistemas de distribución global (GDS) para controlar las reservas de vuelo se ha convertido en una piedra de toque para las compañías aéreas, que no han conseguido torcerle la mano al negocio de empresas como Amadeus, Sabre o Travelport. Tanto Iberia como British Airlines, dos de las aerolíneas del grupo IAG, comenzaron ayer a cobrar un recargo de 9,5 euros por cada billete reservado a través del sistema GDS, una penalización que no existirá en las reservas realizadas directamente en las webs de su grupo. A esa estrategia se ha sumado también Air France, que establecerá un recargo de entre 9 y 12 euros a partir de 2018 por cada billete adquirido a través de los sistemas globales.

Acceder a la noticia completa

Este artículo está incluido en el Dossier de Prensa que COPAC realiza diariamente con noticias del sector aéreo publicadas en medios de comunicación. COPAC no es responsable de su contenido ni altera el texto de la información, únicamente lo reproduce para su envío a los suscriptores. Puede consultar la noticia original a través del enlace correspondiente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR